Viajá por Argentina en una cepa

Nuestra uva emblema se reinventa constantemente y tiene mucho por ofrecer. En el día del Malbec, te lo mostramos en todos sus perfiles. En este posteo descorchamos 4 vinos de 3 provincias diferentes para explorar otras dimensiones del Malbec y de la ruta del vino de nuestro país.

Si extrañás viajar, te llevamos por los caminos del vino argentino. Tenemos la suerte de ser un país vitivinícola, con más de 215.000 hectáreas de viñedos que se localizan a lo largo de los 3.800 kilómetros de nuestra extensión. Lo interesante es que la diversidad de terroirs imprime un carácter diferenciado y un perfil propio a cada variedad.

En ese caso, claro, vamos a hablar del Malbec y sus lugares de origen en un recorrido muy disfrutable. A esta cepa se la conoce por un color intenso y su explosión frutal. Puede regalar notas de cerezas, frutillas, ciruelas, pasas de uva y pimienta negra, con reminiscencias de frutas cocidas (tipo mermelada). Añejado en madera, adquiere notas de café, vainilla y chocolate. En boca tiene la capacidad de llenar el paladar gracias a sus taninos dulces y envolventes.

El mapa del malbec argentino

El Malbec es la variedad insignia de la Argentina, desde el 2011 es la cepa más cultivada en el país, y su proyección es internacional: se ha posicionado como líder en volumen, calidad y exportaciones a nivel mundial. Así lo confirma Wines of Argentina, la organización que desde 1993 promueve el vino argentino en el exterior, para que se conozca y se consuma en todo el mundo. 

El Malbec ofrece una amplia gama de perfiles asociados a las condiciones específicas del terruño. Un Malbec salteño será muy distinto de uno del Valle de Uco, mientras que uno de San Juan estará lejos de uno patagónico. Vamos a recorrerlos. 

Mendoza, la cuna del malbec

La uva Malbec fue introducida en la Argentina por Michel Pouget en 1868. El ingeniero agrónomo francés notó que la uva Malbec se adaptaba particularmente bien a los terruños de Mendoza, y que sus resultados eran superiores a los que se obtenían en Cahors. Hoy, esta cepa es plantada ampliamente en la Argentina, donde produce un vino varietal más suave y menos taínico que el de Europa. Esta provincia concentra el 85% de la producción nacional de Malbec.

Viaje a Luján de Cuyo

Nos encontramos al margen del río Mendoza, enclavados en el oasis norte de la provincia. Luján de Cuyo se caracteriza por una gran amplitud térmica, marcada luminosidad y suelo arcilloso. Para empezar a hablar de las particularidades de los vinos de esta zona vamos a probar un Novecento Raíces Malbec, de Dante Robino. Una bodega que tiene 400 hectáreas de cultivo y 100 años de historia. Allí dan vida a este tinto de color rojo con atractivos matices violáceos. En nariz muestra aromas a frutos rojos y ciruelas. Los taninos son amables. Si te pedís el pack de 6 viene con 15% de descuento y envío gratuito a cualquier parte del país durante la cuarentena, siempre con estricto protocolo de higiene.

Desde el distrito de Perdriel, Dante Robino elabora vinos multipremiados que reflejan una gloriosa combinación de viñedos, suelo y trabajo del hombre. Si te quedás con ganas de ir más allá de este tour virtual, cuando volvamos a viajar anotate este destino bomba de enoturismo. Podrás visitar la bodega y reservar una Degustación Malbec: una cata dirigida de este varietal por las líneas Dante Robino, Reserva, Gran Dante y espumante Novecento Sparkling Rosado. Si vas en invierno, anotate en la Experiencia Chocolates: una degustación acompañada de una tabla de 6 tipos de chocolates especiados.

Pero la “tierra del Malbec” no solo invita a disfrutar de sus viñedos, te espera con aventura en sus ríos, diques y montañas. Memorizá termas de Cacheuta. Una escapada de relax que no puede más: piscinas de piedra con aguas calentitas en plena naturaleza montañosa. En las tiendas de los alrededores, hay empanadas riquísimas y mesitas para disfrutar de un almuerzo al aire libre con sabor local. Sí, ahora vale pedirse unas empanadas mendocinas para maridar en casa. 

Un malbec de montaña

Tanto los viñedos propios de Dante Robino como los asociados están ubicados en diferentes regiones mendocinas. Con un porfolio de suelos, altitudes y microclimas de cada terroir, la bodega busca expresar con fidelidad la tipicidad de cada lugar y cada varietal en sus vinos.

Nos vamos a Valle de Uco, un lugar de excepcionales características geográficas y vitivinícolas que se pasa de atractivos naturales. Para muchos, la parada más alta en la ruta del vino argentina, tanto por lo top de sus propuestas como por sus montañas. El Valle de Uco se encuentra, mayoritariamente, en el departamento Tupungato, al norte del río Tunuyán. Aquí nacen y se hacen vinos de alta gama y color intenso. 

Probamos un elegantísimo Gran Dante Malbec. Todo una joyita. Sedoso y equilibrado. Si te podés dar el lujo aprovechá, que está con 20% off y entrega sin cargo a todo el país. Y ahora sí, a probarlo apenas llega el envío gratuito y seguro. Color rojo vibrante con matices violáceos, brillante y pleno. Su intenso perfume nos recuerda a los frutos negros como las moras, el floral de las violetas y el aporte sutil de la madera. Intenso en boca, voluptuoso, de taninos firmes y marcados, lo que promete una guarda segura en botella. Nada de añejarlo, en cuarentena, #yomequedoencasa descorchando un vinazo. 

Hacia el Norte

En mayor porcentaje de superficie plantada de malbec, luego de Mendoza, sigue San Juan (7%) y después Salta (4%). De esta provincia linda vamos a probar un Laborum Malbec, de Bodega El Porvenir de Cafayate. Otro hitazo en la ruta del vino argentino. Imposible no enamorarse de todo en esta parada obligada por el noroeste argentino. En la zona de los valles Calchaquíes, despliega formaciones de roca rojiza, viñedos, y el Museo de la Vid y el Vino, toda una experiencia sensorial. Cuando se levanten las restricciones de viaje, está bueno turistear por el país. 

Laborum Malbec tiene un color rojo rubí intenso que lleva tonalidades negras y violáceas, vivaz. Aroma a frutos rojos y negros frescos, como guinda y mora, notas a rosas y violetas, especiado, con notas ahumadas del roble. En boca, una entrada dulce y armónica, taninos firmes y buena estructura. De largo final y persistencia. Guarda en botella: ¡hasta 10 años! Estás salvado, dure lo que dure la cuarentena. 

El malbec patagónico

Nos vamos hacia la región austral. La variedad emblema de nuestro país tiene en la Patagonia ejemplares singulares. Se caracterizan por su intensidad aromática, frutal y floral, con trazos vegetales, una boca fresca y taninos marcados pero dóciles.

Neuquén se lleva solo el 2% del total de la superficie de malbec plantada en el país. Terruños alternativos o emergentes, con todo el potencial por desarrollar. Y sabores propios, con una identidad ligada al cultivo en temperaturas más frías.  

Vamos a probar algo único, un placer excepcional. Un malbec con otras aristas. Saurus Select Malbec. De color rojo violáceo, combina aromas de frutos rojos. Grosellas y guindas. El toque de vainilla y café se debe a su paso por roble. Una obra de la bodega Schroeder con riqueza frutal, intensidad gustativa y un andar fresco. Bien lograda la presencia de la madera.  

Neuquén se afianza como el foco de modernización enológica en la zona. Tiene una buena exposición suroeste, sol, viento y buena madurez. Si sos de los que pide vinos con cuerpo, el Malbec de la Patagonia neuquina no te va a defraudar.

Por su parte, Río Negro es la memoria de la región, con viñedos de muchos años y una increíble carga genética. 

Si te gustó este viaje por el malbec argentino en su día y querés seguir probando, pedite el   Pack Team Malbec que está 15% off y con envío gratis y seguro por la cuarentena. Con este encargo ya te armaste tu cava en casa y sin tener que salir. Te va a llegar una selección de los mejores Malbec de la colección Craft Society: un Gran Dante Malbec, un Dante Robino Reserva Malbec, dos Dante Robino Malbec, un Novecento Raíces Malbec y un Novecento Malbec. 

Es viernes y tu copa lo sabe. Feliz Día Mundial del Malbec. Celebremos que en la Argentina hay una amplitud de regiones en las que se lo cultiva. La diversidad es la única regla que sigue nuestro morocho argentino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *