Las virtudes del paladar femenino

Según los últimos estudios, las mujeres tienen más facilidad para percibir aromas y sabores. Lo dice la ciencia. Y las medallas que están ganando las mujeres en el vino. Además, repasamos la historia de las mujeres con el whisky. La rematamos con un sondeo sobre sus preferencias a la hora de elegir una cerveza.

No por nada la Segunda Mejor Sommelier del mundo es una mujer. Ella es Nina Jensen, que se adjudicó el honor en la famosa competencia de la ASI (Association de la Somellerie Internationale) de Antwerp, Bélgica. Uno de los críticos de vino más prestigiosos del planeta también es una mujer: Jancis Robinson. A la inglesa no se le mueve un pelo al afirmar que las mujeres son mejores catando vinos. “Lo demuestran varios estudios científicos”. 

La cosa no fue siempre color de rosa para mujeres en las bebidas. No fue hasta 1970 que una mujer recibió el prestigioso título Master of Wine, de la mano de Sarah Morphew Stephen. Si nos remontamos a aquellos años, confirmamos que solo el 5% de los winemakers de California eran mujeres. Allí mismo, la ley incluso prohibía a las mujeres trabajar detrás de una barra. Sin embargo, había sido una mujer la autora de la primera receta conocida del sour mash, uno de los ingredientes claves del whisky, allá por 1818. Y si hablamos sobre la comunicación de los destilados, fue Margie Samuels la que diseñó la tipografía y el sello de cera rojo de la icónica botella del bourbon Maker’s Wine que todos tenemos en la cabeza. ¡Impresionante toda esta data sobre la cronología de la mujer y las bebidas que nos tiraron las chicas de Vinexpo Paris!

Good bye a la mirada conservadora sobre las mujeres y el whisky. Hola a retomar su largo vínculo, que data desde las primeras destiladoras de la Mesopotamia. Del lado del público, hoy en día, el 37% de los consumidores de whisky en Estados Unidos es femenino. En la Argentina, las chicas no solo toman whisky, también asisten a charlas, talleres y catas guiadas para ahondar en su hermosa complejidad. Es Eugenia Harttig quien congregó a sus apasionadas en Minas Whisky.


La escena de las bebidas está cambiando y la ciencia les está dando la precedencia. Según estudios recientes de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), las mujeres generalmente son capaces de distinguir mejor los diferentes vinos. Según esta investigación, de la muestra de personas que cataron a ciegas vinos tintos, blancos y rosados, las participantes femeninas fueron mejores a la hora de distinguir cada uno de ellos. Por su lado, los hombres se impusieron en su reacción emocional al vino, aunque luego se aflojan al tener que identificar qué están bebiendo.

Otro hito en el estudio de la percepción fue obra de una mujer, la destacada científica sensorial que durante su tiempo en el Departamento de Viticultura y Enología de UC Davis (ingresó en 1974 y fue la primera mujer de esta facultad), inventó la Rueda de los Aromas. Una genialidad de Ann Noble que logró una mejora de la comprensión en la cata de vinos y su terminología. 

Es que lo llevan en los genes. Fueron las encargadas de alimentar a la prole, un know how que llevan en las venas. Dicen que una catadora de chocolates es capaz de distinguir 1000 sabores diferentes. 

¿Y con la cerveza qué sucede? Algo parecido. Hicimos un sondeo informal entre nuestra comunidad cervecera de mujeres para despejar mitos sobre el paladar femenino. IPA apareció muchas veces entre las favoritas. La lupulada APA también salió como preferida. Le siguen Red Ale, Whitbeer, Honey y las cervezas negras, con Stout a la cabeza. 

Si hablamos de marcas, y es verano, en esa situación de disfrute, las encuestadas se imaginaron tomar una Corona. Stella Artois también fue elegida. Andes Roja y Estrella Galicia completan la selección.


¿A vos cuál te gusta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *