El empoderamiento de la mujer en el mundo de las bebidas

Visitamos Barcelona Wine Week y confirmamos la tendencia: el futuro de las bebidas es igualitario. Visitamos el pabellón femenino de la feria y escuchamos el debate por la igualdad de representación en la gastrocultura comandado por una argentina.

El nuevo evento del vino español nació con dos objetivos cumplidos: ser la feria de referencia y colocar a las mujeres en el centro del salón. Barcelona Wine Week tuvo 550 expositores y buena representación de 40 Denominación de Origen (DO) españolas. El trabajo de las mujeres también se visibilizó, con una atracción que me voló la cabeza: Fabulous 50 by Women, un recorrido de cata auto-guiado por medio centenar de vinos dirigidos, elaborados o promovidos por mujeres. Singularidad y sostenibilidad fue el criterio del panel experto para armar esta gran selección femenina.

Así conocí la historia de Charlotte Allen, una inglesa que con tan solo visitar una vez el Parque Natural de los Arribes del Duero, flasheó amor con la belleza salvaje, las cepas centenarias y las uvas desconocidas. Su bodega sostiene una mínima intervención y se focaliza en la expansión de las variedades nativas También probé el cava ecológico de Castell D’Age, la creación de tres generaciones en manos de las mujeres de la familia Junyent.

Lo importante es que el empoderamiento femenino que percibí en Barcelona Wine Week es el reflejo de la situación actual de la industria, que le está dando más cabida a tendencias, startups y proyectos liderados por mujeres, en un sector que fue tradicionalmente masculino.

Las mujeres también fueron autoras del arte de Barcelona Wine Week, con las dos instalaciones que presidieron el salón. Por un lado, la obra de Nika López: Horizonte Púrpura, elaborada con materiales orgánicos procedentes de la viña. Por el otro, la pieza de María Ortega: un mural inspirado en paisajes de viñedos que también fue participativo, para que el visitante sume su propio recuerdo y emoción asociada al vino.

En la voz

Las mujeres también protagonizaron charlas, workshops y talleres de la feria. La wine strategist Ester Bachs habló sobre las modas que trae el vermú; Carolina Martínez nos guío por los caminos de la uva Monastrell; la bloguera Meritxell Falgueras Febrer de Wine and the city dio cátedra sobre su materia: el vino y las redes; mientras que la enóloga Eva Plazas transmitió su visión sobre el futuro vitivinícola.

Entre las speakers se destacó una periodista especializada argentina, Laura Marajofsky, que desde Barcelona Coctktail Art -el espacio para la coctelería y los destilados, nos regaló una ponencia sobre la problemática de igualdad de género detrás de la barra. Su proyecto comenzó con el mapeo de barmaids, pero hoy la plataforma de empoderamiento femenino se amplió y ya cuenta con muchas mujeres profesionales que trabajan en otros ámbitos de las bebidas, como maestras cerveceras, destiladoras, baristas y sommeliers. Contabilizan un total de 400 participantes de toda Argentina.

El mapa quiere ilustrar el contexto de furor gastronómico y del boom del vino junto a las posiciones que ocupan las mujeres profesionales en este circuito floreciente a nivel regional, para plantear el debate de género. Los movimientos de reivindicación llegan a la gastronomía y las bebidas, con el fin de achicar la diferencia salarial (21%) y la taza de participación en el mercado laboral, donde solo el 20% de los puestos directivos están ocupados por mujeres.

“Una impresión común que me cuentan tanto las chicas que recién empiezan como veteranas de la industria es que sienten la necesidad de explicar cómo llegaron hasta allí. Explicar que no es por su género. Aclarar que se debe a su talento y no a ser la hermana de o tener una cara bonita que queda bien del otro lado. Están allí porque son mujeres creativas que se destacan en lo que hacen y por eso ocupan esos puestos de trabajo”, afirma Lau.

Y continúa: “A los estigmas, prejuicios y sesgos culturales de las sociedades de Chile, Perú y Argentina se suma el autoboicot, la inseguridad de la mujer: nosotras mismas también tenemos que valorar nuestras capacidades”.

La buena noticia es el aumento de matriculas femeninas en los estudios de las bebidas. Cada vez hay más mujeres que se forman profesionalmente en la industria. Pero ojo, porque aquí aparece de nuevo la desigualdad: este incremento no se traduce en una mayor salida laboral. Si sos mujer, hay otro gap entre estudiar y ejercer. Las mujeres siguen siendo minoría.

Laura también es la ideóloga de la primera encuesta online de genero contra el micromachismo cotidiano en el sector gastronómico, para poder monitorear otras cuestiones en el día a día del trabajo de las chicas.

El 40% de las que respondieron sintieron que tuvieron una entrevista laboral inapropiada, es decir que recibieron comentarios sobre su físico o vestimenta. El 65% sintió la desigualdad en las oportunidades de acceso a un cargo.

La conclusión de Laura: el 96% responde que falta perspectiva de género en el ambiente gastronómico. ¿Para qué se necesita? “Para tener prácticas laborales más justas e igualitarias.” Por ello esta plataforma que hoy ya es una ONG se suma a otros colectivos de mujeres como #niunamenos y organiza capacitaciones para que la brecha se acorte. ¡Ya realizaron formaciones en dos centros culturales para 65 bares! Y van por muchas más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *