Cómo leer las pizarras de las cervecerías

Si cuando ves la palabra «beer» te tirás al bar de cabeza, te damos data para que al sentarte en la barra puedas seguir leyendo. En qué fijarte para saber qué birra pedir. 

En el mar del boom cervecero, los pizarrones de las cervecerías parecen una tabla periódica de elementos, repletos de números, siglas y porcentajes. Si todo esto te parece un chino, te enseñamos qué es cada uno.

No es mandarín, es lenguaje cervecero

Para que no te agarre una laguna mental cuando vas a elegir una pinta en una cervecería, memoriza estas claves del código cervecero. Usualmente, luego del nombre de la cerveza viene el estilo, que debería darnos una idea de qué estamos por tomar, porque cada uno tiene un perfil de sabor muy característico. Pero como no todo el mundo está familiarizado con esto, se suman datos importantes que aportan más orientación:

IBU significa International Bitternes Unit, es decir que corresponde a la unidad de amargor internacional que contabiliza los miligramos de resinas amargas (del lúpulo) solubles en la cerveza. Sí, misterio develado, en esta cifra te vas a fijar para medir cuán amarga es la cerveza. La escala va de 0 a 100 (aunque se dice que nosotros empezamos a percibir el amargor a partir de 8): cuanto más alto es el número, más amarga es la birra. 

ABV quiere decir Alcohol By Volume, es el porcentaje de alcohol que va a tener la cerveza, o sea, cuántos ml de etanol hay en 100ml de cerveza. Este dato puede importarte, sobre todo, si sos el conductor asignado, si buscás una cerveza liviana para acompañar el almuerzo y seguir el día, o si te sumás a la tendencia de consumo responsable que propicia beber cada vez bebidas de menor graduación alcohólica. Una cerveza de alcohol moderado tiene alrededor de 5% de alcohol; una de más de 7% se considera elevada en alcohol.

Amargor Percibido. Muchas veces se representa con el dibujo de los lupulitos. Indica qué balance va a tener el amargor, cómo se equilibra y qué tan amarga vas a percibirla en boca. Tiene en cuenta el nivel de maltosidad, cuerpo y balance de dulzor de la cerveza, por lo que, a la hora de degustar, es más útil que te guíes por esta pista antes que por el IBU, que no siempre está directamente relacionado con el amargor percibido.

SRM. Si escriben este dato en el pizarrón, seguramente no sea con tiza, porque esto ya no tiene nada improvisado, es de profesionales. Si ya escuchaste hablar del SRM vos también estás del lado de los cracks. Este método fue creado en 1958 por la American Society of Brewing Chemists para referirse al color, es una sigla que significa Standard Reference Method. La escala va generalmente de 2 a más de 40: entre 2 y 9 estaríamos en el rango de cervezas doradas; luego aparecen los colores ámbar, cobrizos, caobas, marrones hasta llegar al negro azabache opaco que sería 40. Porque como siempre te decimos, eso de rubia, roja y negra ya fue.

Y por casa, ¿cómo andamos?

Esta data también sirve para cuando tomes cerveza en casa, ya que la vas a encontrar en las etiquetas de las botellas y latas. Aunque no seas de los que se comen los libros, esta info te recomendamos leerla, porque es la carta de presentación de la birra. Una orientación para que puedas elegir según tus preferencias.

En las botellas o latas de cerveza, por ley, debe comunicarse el ABV, pero no el IBU (igual algunos ya empiezan a exhibirlo en sus etiquetas). Por una cuestión legal también, es obligatorio especificar los ingredientes usados para la elaboración de la cerveza, como malta, cereales, lúpulo, agua, levadura, frutas. Aunque no lo exija la norma, muchas cervecerías comienzan a agregar datos de color -además de diseños novedosos y llamativos– a sus envases, como ya sucede hace rato en el mundo del vino con sus legendarias contra-etiquetas … ¡muchas son un poema! Entre los aspectos que los cerveceros están empezando a expresar se incluye estilo, descripción de sabor, maridaje y temperatura de consumo ideal. 

¡No te pierdas!

2 Comments Add yours

  1. Victor Hugo dice:

    Muy bueno, los felicito. Sigan asi

    1. Carolina Cerimedo dice:

      Hola Victor, nos alegra que te haya gustado la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *