Semana Santa: un menú diferente

Si tu plan del doble feriado es disfrutar del tiempo libre y cocinar, te pasamos un par de ideas para comer pescados muy bien acompañados.

Cada momento del año trae sus tradiciones. Si en la época pascual te va disfrutar de sus sabores típicos, te proponemos combinaciones exitosas de comidas y bebidas. A no quedarse con la merluza y animarse a incorporar pescados de río (una boga al limón es deliciosa) con una nueva generación de blancos y espumosos que actualizan el menú de Semana Santa con matices alternativos. Platos para preparar en casa o en la parrillita de la cabaña que alquilaste para este fin de semana largo XL, todo depende del lugar que hayas elegido. ¿Río, mar o montaña?

Pescados de río, todas las variantes

Surubí, pejerrey, pacú y dorado figuran cada vez más en las cartas de los restaurantes. Incluso una de las novedades de Palermo es una esquina que se llama Surubí y trae al barrio gastronómico de la capital una propuesta distinta desde el profundo litoral santafesino. Sus recetas están inspiradas en el amor por la pesca y el ecosistema fluvial, con su tranquilidad y vegetación tupida.

Sabor y buena textura, dos atributos que los cocineros rescatan de estos productos y que permiten un maridaje de blancos más intensos y con crianza en barrica. Desierto Pampa Chardonnay es una linda alternativa para pescados más grasos como un pacú, que en el litoral es conocido como el chanchito del río. Se lo puede acompañar con salsas delicadas, como la de naranja, porque lo cítrico le va muy bien. De todos modos, hay muchas personas a las que les gusta hacerlo con aderezos más fuertes, como verdeo o fileto. Con sus reflejos ámbar, el 100% chardonnay de esta bodega brinda aromas a fruta madura, frutos secos y un poco de roble. Su paso por el paladar es suculento, llena la boca de modo convincente pero refinado, con una presencia que permanece durante varios segundos.

Al surubí, el pez gigante de los caudalosos ríos sudamericanos que puede llegar a pesar 90 kilos y alcanzar casi 2 metros de longitud, se lo puede preparar al roquefort. Primero hay que dorar los filetes por sus cuatro lados en una sartén con oliva, luego agregar puerro, pimienta negra y ajo para terminar con crema de leche en la que vamos a disolver los trozos de queso azul. La guarnición más light es una papa hervida, con fritas es una bomba. Otras opciones para cocinar el surubí: a la olla en un chupín con zapallo dulce; al horno con verduras; o en papillot con leche de coco, echalote y pimentón, acompañado de arroz y zanahorias.

Empanada gallega chili

Reemplazá las clásicas empanadas de vigilia por esta tarta de pescado exquisita. El relleno puede ser de atún, sardinas o bacalao, siempre desmenuzado y mezclado con aceitunas, huevo duro, cebolla rehogada y morrón rojo asado. Divina para maridar con un blanco de altura fresco y redondo como Finca Las Nubes Torrontés, sobre todo si se acompaña con algún dip picante para subir la temperatura: salsa de locoto, una criolla o un chimichurri de cilantro. Elaborado de manera artesanal y en lotes chicos para preservar las virtudes de la cepa y del terruño, el varietal de Cafayate es un vino de gran personalidad. En nariz, resaltan flores y frutas. En boca, equilibrio y potencia.

A probar el pinot gris

Para maridar un pescado de mar a la plancha simple, sin muchos condimentos, el mejor camino es buscar un blanco bien aromático, fresco y bebible como el Perro Callejero Pinot GrisPara salir de las cepas tradicionales y más conocidas como sauvignon blanc o chardonnay, nos sorprende esta variedad que se exporta con éxito, sobre todo, a los Estados Unidos. En la actualidad, en la Argentina, ya empieza a verse en las cartas de los restaurantes y en algunas vinotecas virtuales. Esta variedad blanca de origen alsaciano que se distingue por su fragancia ofrece vinos delicados, cremosos y especiados de notas alimonadas.

El Pinot Gris de Mosquita Muerta Wines fermenta en tanques de acero inoxidable y regala perfumes cítricos y florales que le quedan de 10 a una brótola a la mostaza. Corvina a la parrilla con hierbas o lenguado con papines a la crema de champiñón también funcionan.

Burbujas rosadas y ojos rasgados

Si Semana Santa es la excusa para pedir sushi y destapar un espumante, está bueno ir más allá del salmón y experimentar con piezas de autor o entregarse a una tabla omakase, es decir la selección del sushiman según los pescados del día. El espumoso Champenoise Rosado de Las Perdices va perfecto con el combinado que pediste al delivery. Para aquellos que no pueden resistirse a prender un fuego, una trucha a las brasas con un twist asiático será ideal para comer con una copa del rosé extra brut. Los toques mágicos para esta especie de agua dulce que habita en ríos y lagos fríos: manteca y cebolla china, un bulbo que es compañero habitual de pescados o carnes asadas a la parrilla. También va con una salsa cítrica oriental con soja y jengibre en polvo. 60% chardonnay, 40% pinot noir, el Champenoise rosado de Lujan de Cuyo tiene un color asalmonado brillante que combina con la trucha. Refrescante, con notas a frutilla y cerezas, también puede acompañar el aperitivo o el huevo de chocolate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *