La verdadera historia de San Patricio ilustrada

Muchos mitos y dudas rodean su leyenda. Convocamos a un artista visual que nos encanta para contarte en dibujos todas las curiosidades que no sabías sobre el patrón de la cerveza.

Cuando pensás en el día de San Patricio, inevitablemente, llegan a tu cabeza (y a tu chopp) cerveza verde y una galera aterciopelada. Lo que comenzó como una celebración religiosa se ha transformado en una fiesta popular y multitudinaria que es una de las más festejadas en todo el mundo. Pero ¿qué sabes sobre los verdaderos orígenes de St. Patrick? Para empezar, no era irlandés ni se llamaba Patricio y no es ningún santo.

Maewyn Succat nació un pequeño pueblo escocés que ya no existe, cerca de Dumbarton, en la región de Northamptonshire, en la época de los romanos, más precisamente en el año 387. Cuando tenía 16, unos piratas irlandeses lo tomaron prisionero y lo vendieron como esclavo. Pasó seis años cautivo en Irlanda, donde aprendió a hablar el idioma celta, las costumbres de los irlandeses y fue obligado a trabajar como pastor.
Cuando consiguió fugarse, se marchó a Francia, donde se impregnó de la cultura monástica católica. A pesar de que su padre y su abuelo eran clérigos de la iglesia cristiana primitiva, él no era precisamente un creyente. Comenzó a prepararse para la vida monástica y se ordenó sacerdote
En algún momento, tuvo una visión en la que Dios le pidió que llevara el cristianismo al pueblo irlandés, que era pagano. Entonces regresó con 46 años para evangelizar a sus habitantes bajo el nombre Patricius (incluso dicen que a lo largo de su vida lo conocieron por varios nombres diferentes como Magonus, Succetus y Cothirthiacus).
Irlanda es un país de numerosas leyendas protagonizadas son seres mágicos y misteriosos que lo pueden todo.
Patricio explicaba el misterio de la santísima trinidad usando un trébol de tres hojas, porque los irlandeses veneraban a tres divinidades y valoraban al número tres. Como era una de sus metáforas favoritas, se transformó en un ícono de la celebración de San Patricio.
No le fue fácil. Sin embrago, el misionero perseveró, logró bautizar a miles de personas y ayudó a la construcción de iglesias. La leyenda dice también que Patricio expulsó a las serpientes de Irlanda con el poder divino, aunque otras lenguas dicen que nunca las hubo.
Otro ícono de la fiesta es el Leprechaun, un ser con la apariencia de un hombre viejo en miniatura que, en caso de ser capturado, puede revelar el paradero de su tesoro: vasijas de barro llenas de oro que fueron enterradas en periodos de guerra. Este duende de naturaleza dual (material y espiritual) habita la isla de Irlanda junto a todas las criaturas feéricas desde antes de la llegada de los celtas. Una criatura mitológica que se viste de verde y lleva barba pelirroja.
Y el más importante para muchos es la cerveza, ya que se dice que San Patricio enseñó a los irlandeses a fabricarla por lo cual se bebe en su honor en su día: el 17 de marzo que es la fecha de su muerte.

En Irlanda, Saint Patrick’s Day representa un momento de encuentro, todo el país se viste de verde, comen su plato típico (carne de res y repollo) y beben grandes cantidades de cerveza de color verde para celebrar. En Dublín, la capital de Irlanda, el festival dura cuatro días y fue ahí donde la fiesta pasó de ser un evento religioso que celebraba la llegada del cristianismo a Irlanda en el día del festín (Feast Day) a tomar relevancia internacional con el gran desfile que se hizo en1996. Desde ese momento, el gobierno irlandés comenzó a promover esta celebración cultural como identidad de la nación.

Aunque se lo conoce como St Patrick y se le venera ampliamente en muchos lugares, en realidad la iglesia católica no lo ha canonizado. A principios del siglo XVIII, los emigrantes irlandeses llevaron la festividad a las colonias norteamericanas. Hoy, el fenómeno se replica de Chicago, Boston y Nueva York a Toronto, Moscú, Tokio, y por supuesto, nuestro país. De acuerdo con un informe publicado por el Observatorio de Colectividades del gobierno porteño, la Argentina es el sexto país en el mundo con más descendientes de irlandeses.

ILUSTRACIONES: Gustavo Sabio para Craft Society

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *