Caribe: tierra de ron y aguas paradisíacas

on

Una vuelta por República Dominicana, Nicaragua, Panamá y Cuba para conocer su cultura del ron y las mejores marcas. ¿Qué tiene que tener un ron para ser bueno?

La caña de azúcar es uno de los cultivos principales del Caribe, esta región del planeta de la que todos nos traemos un ron y un habano bajo el brazo como souvenirs. Playas de postal, sabores del mar, bares míticos, encanto colonial y un mojito, por supuesto, componen las vacaciones perfectas. Allá vamos.

El archipiélago del ron

Esta bebida centenaria comenzó a escribir su historia en esta zona hace 5 siglos, cuando los conquistadores trajeron la caña de Azúcar. Su época oscura fue durante la colonia, cuando las plantaciones se trabajaban con mano esclava. Aunque el ron no nace en este territorio, hacia el 1600 toma gran popularidad y se elabora en varias islas en toneles de roble. Entonces, se convierte en un sinónimo del Caribe, una tradición que se transmite y se perfecciona continuamente.

FullSizeRender 7

Cuestión de estilo

Cada ron presenta características esenciales según su origen. Difieren en estructura, sabor, color, aromasLos que se conocen como británicos se elaboran en Barbados, Belice, Guyana o Bermudas; son oscuros, dulces y especiados. Los hispánicos se producen en Cuba, República Dominicana, Nicaragua y Panamá; son más secos y ligeros.  

Las tres variedades tradicionales, blanco, dorado y añejo (varía según el tiempo de reserva en barricas de roble o cerezo) se multiplican cuando se mezclan con algún licor dulce o una fruta tropical en los tragos clásicos que todos conocemos y en recetas de autor que actualizan la coctelería.

Había una vez…

La caña de azúcar es originaria de Nueva Guinea. Los antiguos navegantes la llevaron a India, desde donde se extendió a China. Mucho tiempo después, los persas invadieron la India y adoptaron el cultivo, que adoraban porque da miel sin necesidad de abejas. El azúcar llegó a Europa en la Edad Media, donde se usó para condimentar toda clase de alimentos; los boticarios también lo tomaron para preparar medicinas.

Con el descubrimiento de América, vino a nuestro continente y se expandió por todas las zonas cálidas. Con el correr de los años, la producción de ron comenzó a cobrar importancia y se empezó a exportar a Europa.   

thumb_IMG_0573_1024                        

La selección

Los mejores exponentes se realizan con materia prima de calidad y excelentes procesos de fermentación, destilación y envejecimiento. En BevyBar tenemos la mayor variedad, te ofrecemos las mejores marcas, perfectas para disfrutar on the rocks o en un tradicional mojito.

Con reflejos cobrizos, aroma de cereza, nueces y vainilla más sabores tostados, Barceló Imperial es una delicia de cuerpo profundo y equilibrado: es el resultado de la más fina selección de caña del Caribe. Un ron de alta gama cuya calidad reside en tres claves: control de la producción de la caña de azúcar, uso del agua más pura y añejamiento en barricas de roble americano de primer uso en bourbon. Todo eso sucede en las condiciones óptimas que ofrece el clima de República Dominicana.

Desde cuba (donde está el Museo del Ron) llega Mulata, un secreto que los grandes maestros roneros de la isla trasmitieron de generación en generación. Auténtico, noble, fuerte y sensual, inspirado en la leyenda de Ochum, la Venus de la mitología Yoruba, patrona local. En una vuelta por La Havana, hay que ir a la Bodeguita del medio, uno de los bares favoritos del novelista Ernest Hemingway. Por allí han pasado numerosos visitantes ilustres, desde escritores a políticos que dejan su huella en el local mediante algún recuerdo, fotos, o inscripciones en sus paredes.

Un ron espectacular procedente de Nicaragua es Flor de Caña Centenario 18, de color ámbar y una rica complejidad de sabores con un final suave que perdura en el paladar. Hay que tomarlo solo con hielo, para percibir sus casi dos décadas de añejamiento. Ganó numerosas medallas a lo largo del mundo, incluyendo la de oro 2015 en el San Francisco World Spirits Competition, año en el que también se adjudica la doble de oro en la International Rum Conference de Madrid.

Soñando en el Caribe Sur

Ya que estamos por aquí, vamos a aprovechar para escaparnos a Panamá. Un pequeño país arropado por el Caribe y el pacífico (una ubicación estratégica) que es un excepcional productor de ron añejo.

Su capital tiene un casco colonial de calles adoquinadas, plazas y mercados donde se mezclan edificios históricos, bares de ron, graffitis y una hermosa costanera desde donde podemos ver el famoso skyline de la ciudad, epicentro de negocios y confluencia de culturas en la urbe más cosmopolita de América Central.

Los amantes de la playa no pueden perderse Bocas del Toro. Un destino de eco-turismo al que llegan viajeros de Europa, Asia, Estados Unidos y, por supuesto, Argentina. En menos de una hora de avión aterrizás en este simpático archipiélago de agua verde esmeralda que es meca del surf. 

Lo mejor es dar una vuelta por el centro de Colón y tomar un desayuno caribeño en La Buga (con pan de coco, mermelada de piña) antes de subirse a la lancha de 10 minutos hasta Bastimentos y abstraerse en la naturaleza. Para dormir bajo las estrellas, hay que hospedarse en Eclypse de mar, un acqua lodge (al mejor estilo Tailandia) con muelle privado para ver atardeceres. Descansar en un bungalow construido sobre el agua con maderas autóctonas de la región y piso de cristal para ver a la vida marina pasar por debajo de tus pies. Tomándote una auténtica piña colada. Si esto no es el paraíso, ¿dónde queda?

IMG_0454

Nota_CTA_Ron


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *