Cómo servir bien la cerveza

on

El vaso influye directamente en la percepción de la apariencia y del carácter de una bebida. Con la cerveza pasa lo mismo: cada estilo tiene su copa.

¿Por qué no hay que tomar del pico? Sí claro, por educación (así lo dictan los buenos modales), pero los cerveceros tenemos otra muy buena razón, tan o más importante que el protocolo: al beber directamente de la botella se pierden dos sentidos. Primero, la vista: no vemos el color de la cerveza, ni la textura de la espuma. Luego, el olfato, ya que tampoco podemos sentir sus aromas, la nariz queda afuera del porrón.

Por eso, lo mejor para degustarla es una copa especialmente diseñada para la ocasión, en forma de tulipán, que con su redondez de capullo protege las cualidades aromáticas de la cerveza, sin que se dispersen sus notas. Al mismo tiempo, su borde ceñido permite la formación de una capa gruesa de espuma. De allí que la tulipa también es recomendada para beber cervezas espumosas como Belgian Ale, riquísima la suave Belsh Belgian Blond, con una espuma densa, aroma a banana y a cítricos. También va para las American Pale Ale y para Coopers Best Extra Stout, negra y de una alta carbonatación que crea una gruesa corona de espuma.

Feb2-101

Lo que importa es el contenido, pero también el continente

Cada estilo tiene su propia cristalería. Como sucede con los cocktails, a cada uno le corresponde un vaso especial que potencia sus cualidades. La copa que se utiliza es casi tan importante como la cerveza en sí. Debemos escoger el vaso adecuado para que se aprovechen al máximo sus propiedades y el disfrute de la bebida sea superior.

7 tipos de copas para tomar cerveza

Si estás leyendo esto es porque sos un aficionado a la cerveza, y el próximo paso que te proponemos dar en esta escalada hacia la experiencia perfecta es tener en tu casa la copa apropiada para explotar el sabor de tu cerveza favorita. Aquí te compartimos una guía para que sepas qué copa elegir.

  1. Cáliz

Tallo grueso y base fuerte, ideal para cervezas intensas y aromáticas que se pueden desplegar gracias a su boca ancha. Su morfología logra una excelente percepción de matices y formación de espuma. Invita a beber pausadamente y a develar la complejidad de las cervezas de abadía y Ale de origen belga como la Maredsous Blonde, que hoy en día los monjes siguen tomando durante el almuerzo, una refrescante y genuina Belgian Blonde. Tomar una Leffe en su Chalice diseñado a su medida es lo más, podés encargar el pack de seis en Craft Society.

IMG_4090

  1. Stein

En criollo, el chopp que acompaña a las cervezas suaves, livianas y refrescantes. Robustos y de vidrio grueso (por eso se pueden chocar fuerte al brindar), suelen llevar hoyuelos cuadrados, circulares o hexagonales. Como tienen gran capacidad, el asa es fundamental para que la cerveza no se caliente con la mano. ¡Spaten tiene unos divinos! Sugerido para cervezas tipo Amber Lager, Brown Ale y Dunkel, como Flensburger Dunkel, de espuma densa y buena persistencia. Podés conseguir los Steins de Spaten, alemanes, o los Stein de Patagonia, que los hicieron especialmente para Oktoberfest.

Aunque más alargada y de otro material, en esta familia de jarras también podemos incluir a la alemana: un tarro de cerámica (que generalmente está decorado de forma artesanal) conocido como Stein. Es perfecto para estos últimos días de verano, ya que ayuda a mantener la cerveza fría por más tiempo. Se utiliza principalmente para servir lager de estilo Viena, Munich o Bock.

Copia de Octub-13

  1. Pilsen

Son flexibles y estilizados. Van muy bien para tomar cervezas ligeras tipo lager y Pilsener. Son vasos altísimos, delgados en la parte inferior y más anchos en la superior, con un perfil cónico. Un recipiente esbelto que favorece a las cervezas cristalinas y propensa una corona de espuma que mantiene el sabor y el aroma del lúpulo de las birras doradas, como una Flensburger Pilsener, gran German Pils con carácter, notas florales y algo de miel. En Craft Society, pedite el pack de media docena de vasos pilsener Beck’s: la mejor manera de tomar una típica Pilsner en su vaso exclusivo de poco espesor y altura generosa.

Lifestyle-67

  1. Weizen

Como ya sabes, su nombre significa trigo en alemán (ya te contamos todo sobre las weizenbier o weissbier en este post). Estrecho en la base, después se redondea y se ensancha, para controlar la espuma de la cerveza. Buena gasificación, indicada para cervezas tipo Belgian Witbier y Wheat Ale. Conseguí el Vaso de Hoegaarden, sin dudas una de las mejores cervezas de trigo que hay en Bélgica. Fieles a su estilo, juega con cítricos y especias. El Vaso Patagonia Curvo también es perfecto para las cervezas de trigo.

IMG_3991

  1. Pinta

Es el clásico formato del Reino Unido, implica un tamaño exacto de 568 ml. Favorece una espuma consistente en lugar de alta, un detalle que permite apreciar las características del líquido. Imperdible: Pinta Bass Crown Viking, el vaso de la Pale Ale más antigua de Reino Unido, cuna de este estilo. Si sos fan de Peñón del Águila, la cervecería CRAFT argentina de mayor crecimiento en el último tiempo, no podés perderte su pinta: sí, viene con el águila tatuada.  

IMG_6650-8

  1. Flauta

Pensada para retener las propiedades de la cerveza que también se encuentran en el champagne: es perfecta para ver la subida de las burbujas en forma de cascada. Con su tallo largo y delgado, la mano no entra en contacto con la pared de vidrio y así se evita que la cerveza se caliente. La presentación visual es atractiva. El cuenco crea una buena retención de espuma, lo que la hace adecuada para cervezas gaseosas y afrutadas.

  1. Stange

Se trata de un vaso alemán de forma cilíndrica, largo y estrecho que permite una buena concentración de espuma. Se utiliza para tomar Kölsch, una de las pocas ales originarias de Alemania, tierra de lagers por excelencia. Para probar este estilo de la ciudad de Colonia (Köln en alemán), Antares Kölsch es la cerveza más tomada de la cervecería marplatense.

Temperatura

Una vez que tenemos la copa correcta, tenemos que atender otras cuestiones: en el momento del consumo entran en juego otras variables que hay que dominar para no alterar la calidad del producto. La temperatura no sólo es importante en el pronóstico del tiempo o en la cava del vino, también en la cerveza. A los argentinos nos encanta la birra helada, pero beberla demasiado fría no es bueno para apreciarla bien. Por ello para degustación, se sirve incluso a unos grados más que el valor usualmente indicado.

A cada estilo le corresponde una temperatura:

  • Strong Ale: 8-12 ℃
  • Pale Ale: 6-8 ℃
  • Lámbicas: 4-6 ℃
  • Stout: 8-12 ℃
  • Lager: 5-7 ℃

Para beberte mejor

Importante: para mantener la higiene, el pico de la botella no puede tocar el vaso. Al servirla, cuando estés por llenar ¾ de la copa, asegurate de completarla con dos dedos de espuma. Claro que su durabilidad dependerá de la calidad de espuma propia de cada estilo. Aunque este es un tema de debate que dispara diferentes posturas personales, siempre debes servir los vasos con espuma, no sólo para saborearla, también porque actúa como capa protectora de la cerveza: es un escudo que la defiende del oxígeno, un elemento que puede cambiar su sabor.

Nota_Patagonia_CTA

Nota_Hoegaarden_CTA

Nota_Leffe-2_CTA

Nota_Spaten_CTA

Nota_Spaten-2_CTA

Nota_Bass_CTA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *